miércoles, 11 de enero de 2017

Puede que no se sienta como nada el ser un extraterrestre

Texto original: Susan Schneider, It May Not Feel Like Anything To Be an Alien, ieet.org, Dec 18, 2016 - Trad. cast. de Andrés Salvador
Puede que no se sienta como nada el ser un extraterrestre


Los seres humanos no son probablemente las más grandes inteligencias en el universo. La Tierra es un planeta relativamente jóven y las más antiguas civilizaciones podrían ser billones de años más viejas que nosotros. Pero incluso en la Tierra, el Homo sapiens  puede no ser la especie más inteligente por mucho más tiempo.

Los campeones del mundo de Go, ajedrez y Jeopardy son ahora todos AIs [=Artificials Intelligences: Inteligencias Artificiales (IAs)]. Se prevé que la AI [=Artificial Intelligence: Inteligencia Artificial (IA)] obsoletice [=outmode] muchas profesiones humanas dentro de las próximas décadas. Y dado el rápido ritmo de su desarrollo, la AI pronto podrá avanzar a la inteligencia artificial general—inteligncia que, al igual que la inteligencia humana, puede combinar percepciones de diferentes áreas tópicas y mostrar flexibilidad y sentido común. A partir de ahí se trata de un pequeño salto a la AI súperinteligente, que es más inteligente que los humanos en todos los aspectos, incluso aquelos que ahora parecen firmemente en el dominio humano, tales como el razonamiento científico y las habilidades sociales. Cada uno de nosotros vivo hoy puede ser uno de los últimos peldaños en la escala evolutiva que conduce desde la primera célula viviente a la inteligencia sintética.

Lo que sólo estamos empezando a comprender es que estas dos formas de inteligencia sobrehumana—extraterrestres y artificiales—pueden no ser tan distintas. Los desarrollos tecnológicos que estamos presenciando hoy pueden haber ocurrido antes, en otras partes del universo. La transición de la inteligencia biológica a la sintética puede ser un patrón general, instanciado una y otra vez, en todo el cosmos. Las mayores inteligencias del universo pueden ser post-biológicas, habiendo surgido de civilizaciones que antes eran biológicas. (Esta es una opinión que comparto con Paul Davies, Steven Dick, Martin Rees y Seth Shostak, entre otros.) A juzgar por la experiencia humana—el único ejemplo que tenemos—la transición de lo biológico a lo postbiológico puede tomar sólo unos pocos cientos años.


Prefiero el término "postbiológico" a "artificial" porque el contraste entre biológico y sintético no es muy agudo. Considere una mente biológica que logra la superinteligencia a través de mejoras puramente biológicas, como minicolumnas neuronales mejoradas nanotecnológicamente. Esta criatura sería posbiológica, aunque tal vez muchos no lo llamen una "AI". O considere un computronium que está construido a partir de materiales puramente biológicos, como el Cylon Raider en la reimaginada serie de TV Battlestar Galactica.

El punto clave es que no hay razón para esperar que los humanos sean la forma más alta de inteligencia que existe. Nuestros cerebros evolucionaron para ambientes específicos y están fuertemente constreñidos por la química y las contingencias históricas. Pero la tecnología ha abierto un vasto espacio de diseño, ofreciendo nuevos materiales y modos de operación, así como nuevas formas de explorar ese espacio a un ritmo mucho más rápido que la evolución biológica tradicional. Y creo que ya vemos razones por las que la inteligencia sintética nos superará [=outperform].

Una AI extraterrestre podría tener objetivos que estén en conflicto con los de 
la vida biológica.

Los microchips de silicio ya parecen ser un medio mejor para el procesamiento de la información que los grupos de neuronas. Las neuronas alcanzan una velocidad máxima de unos 200 hercios, en comparación con los gigahercios para los transistores en los microprocesadores actuales. Aunque el cerebro humano es todavía mucho más inteligente que una computadora, las máquinas tienen espacio casi ilimitado para mejorar. Puede que no sea mucho antes de que puedan ser diseñados para igualar o incluso superar la inteligencia del cerebro humano a través de la ingeniería inversa del cerebro y la mejora de sus algoritmos, o mediante una combinación de ingeniería inversa y algoritmos juiciosos que no se basen en el funcionamiento del cerebro humano.

Además, una AI se puede descargar a múltiples locaciones a la vez, es fácilmente respaldada [=backed] y modificada, y puede sobrevivir bajo condiciones con las que la vida biológica tiene problemas, incluyendo viajes interestelares. Nuestros  míseros cerebros están limitados por el volumen craneal y el metabolismo; La AI superinteligente, en marcado contraste, podría extender su alcance a través de Internet e incluso establecer un computronium del ancho de una Galaxia [=Galaxy-wide], utilizando toda la materia dentro de nuestra galaxia para maximizar los cálculos. Simplemente no hay contienda. La AI Superinteligente sería mucho más duradera que nosotros.

Supongamos que tengo razón. Supongamos que la vida inteligente es postbiológica. Qué debemos hacer de esto? Aquí, los debates actuales sobre la AI en la Tierra son reveladores. Dos de los principales puntos de discusión—el así-llamado problema de control y la naturaleza de la experiencia subjetiva—afectan nuestra comprensión de lo que pueden ser otras civilizaciones extraterrestres y lo que nos pueden hacer cuando finalmente nos encontremos.

Ray Kurzweil toma una visión optimista de la fase postbiológica de la evolución, sugiriendo que la humanidad se fusionará con las máquinas, alcanzando una magnífica tecnotopía. Sin embargo, Stephen Hawking, Bill Gates, Elon Musk y otros han expresado la preocupación de que los seres humanos podrían perder el control de la AI superinteligente, ya que puede reescribir su propia programación y pensar en las medidas de control que construimos. Esto se ha llamado el "problema de control"—el problema de cómo podemos controlar una AI que es a la vez inescrutable y vastamente superior intelectualmente a nosotros.

La AI superinteligente podría desarrollarse durante una singularidad tecnológica, una transición abrupta cuando los avances tecnológicos cada vez más rápidos—especialmente una explosión de la inteligencia—se deslice más allá de nuestra capacidad de predecir o comprender. Pero incluso si tal inteligencia surge de manera menos dramática, puede que no haya modo de predecir o controlar sus objetivos. Incluso si pudiéramos decidir sobre qué principios morales construir en nuestras máquinas, la programación moral es difícil de especificar de una manera infalible, y tal programación podría ser reescrita por una superinteligencia en cualquier caso. Una máquina inteligente podría pasar por alto las salvaguardias, como los interruptores de matar, y podría potencialmente plantear una amenaza existencial para la vida biológica. Millones de dólares están llegando a organizaciones dedicadas a la seguridad de la AI. Algunas de las mejores mentes en ciencia de la computación  están trabajando en este problema. Se espera que creen sistemas seguros, pero muchos se preocupan de que el problema de control sea insuperable.

A la luz de esto, el contacto con una inteligencia extraterrestre puede ser aún más peligroso de lo que pensamos. Los extraterrestres biológicos podrían ser hostiles, pero una AI extraterrestre podría representar un riesgo aún mayor. Puede tener objetivos que estén en conflicto con los de la vida biológica, tener a su disposición habilidades intelectuales vastamente superiores, y ser mucho más duraderos que la vida biológica.

Eso argumenta por precaución con el llamado SETI Activo, en el cual no sólo escuchamos pasivamente las señales de otras civilizaciones, sino que deliberadamente anunciamos nuestra presencia. En el ejemplo más famoso, en 1974, Frank Drake y Carl Sagan utilizaron el telescopio gigante en Arecibo, Puerto Rico, para enviar un mensaje a un grupo de estrellas. Los defensores de Active SETI sostienen que, en lugar de escuchar sólo pasivamente los signos de inteligencia extraterrestre, deberíamos usar nuestros transmisores de radio más poderosos, como Arecibo, para enviar mensajes en la dirección de las estrellas más cercanas a la Tierra.

Por qué las máquinas no conscientes tendrían el mismo valor que colocamos en 
la inteligencia biológica?

Tal programa me parece imprudente cuando se considera el problema de control. Aunque una civilización verdaderamente avanzada probablemente no tendría interés en nosotros, incluso una civilización hostil entre millones podría ser catastrófica. Hasta que no hayamos llegado a un punto en el que podamos estar seguros de que la AI superinteligente no representa una amenaza para nosotros, no debemos llamar la atención sobre nosotros mismos. Los defensores de Active SETI señalan que nuestras señales de radar y de radio ya son detectables, pero estas señales son bastante débiles y rápidamente se mezclan con el ruido galáctico natural. Estaríamos jugando con fuego si transmitiéramos señales más fuertes que estuvieran destinadas a ser escuchadas.

La mentalidad más segura es la humildad intelectual. De hecho, excepto escenarios manifiestamente obvios en los que las naves alienígenas se ciernen sobre la Tierra, como en la reciente película Arrival, me pregunto si podríamos incluso reconocer los marcadores tecnológicos de una superinteligencia verdaderamente avanzada. Algunos científicos proyectan que las AIs superinteligentes podrían alimentarse de agujeros negros o crear Esferas Dyson, megastructuras que aprovechan la energía de estrellas enteras. Pero estas son sólo especulaciones desde el punto de vista de nuestra tecnología actual; Es simplemente la altura de la arrogancia de afirmar que podemos prever las habilidades computacionales y las necesidades energéticas de una civilización millones o incluso billones de años por delante de la nuestra.

Algunas de las primeras AIs superinteligentes podrían tener sistemas cognitivos que se modelen aproximadamente a la manera del cerebro biológico—la forma, por ejemplo, en que los sistemas de aprendizaje profundo se modelan aproximadamente en las redes neuronales del cerebro. Su estructura computacional puede ser comprensible para nosotros, al menos en líneas generales. Pueden incluso mantener las metas que tienen los seres biológicos, como la reproducción y la supervivencia.

Pero las AIs superinteligentes, que se auto-mejoran, podrían transformarse rápidamente en una forma irreconocible. Tal vez algunos opten por conservar características cognitivas similares a la de las especies a la manera de las cuales fueron originalmente modeladas, colocando un techo de diseño en su propia arquitectura cognitiva. Quién sabe? Pero sin un techo, una superinteligencia extraterrestre podría superar rápidamente nuestra habilidad de dar sentido a sus acciones, o incluso buscarla. Tal vez se mezclara con los rasgos naturales del universo; tal vez sea en la materia oscura misma, como Caleb Scharf especuló recientemente.

Lo siento, Dave

Si crees que las máquinas inteligentes son peligrosas, imagina lo que las máquinas extraterrestres inteligentes podrían hacer. YouTube / Warner Bros.

Un defensor de Active SETI señalará que es precisamente por eso que debemos enviar señales al espacio—dejarlos que nos encuentren y que diseñen medios de contacto que juzgan tangibles para una especie intelectualmente inferior como nosotros. Aunque estoy de acuerdo en que es una razón para considerar Active SETI, la posibilidad de encontrar una superinteligencia peligrosa la supera. Por lo que sabemos, las superinteligencias maliciosas pueden infectar a los sistemas AI planetarios con virus, y las civilizaciones prudentes [=wise] construyen dispositivos de encubrimiento. Nosotros los humanos podemos necesitar alcanzar nuestra propia singularidad antes de embarcarnos en Active SETI. Nuestras propios AIs superinteligentes podrán informarnos de las perspectivas para la seguridad AI galáctica y de cómo iríamos a reconocer signos de superinteligencia en otras partes del universo. Se necesita uno para conocer uno.

Es natural preguntarse si todo esto significa que los humanos deben evitar el desarrollo de AI sofisticada para la exploración espacial; Después de todo, recuerda el icónico HAL en 2001: Una Odisea del Espacio. Considerar una futura prohibición de la AI en el espacio sería prematuro, creo. Para el momento en que la humanidad sea capaz de investigar el universo con sus propias AIs, nosotros los humanos probablemente hayamos alcanzado un punto de inflexión. Ya habremos perdido el control de la AI—en cuyo caso los proyectos espaciales iniciados por los humanos ni siquiera ocurrirán—o lograremos un control más firme de la seguridad de la AI. El tiempo dirá.

Inteligencia pura [=Raw] no es el único tema de qué preocuparse. Normalmente, esperamos que si nos encontramos con inteligencia extraterrestre avanzada, es probable que encontremos criaturas con biologías muy diferentes, pero todavía tendrían mentes como la nuestra en un sentido importante—habría algo que es como, desde dentro, para ser ellos. Considere que cada momento de su vida de vigilia, y siempre que usted está soñando, se siente como algo ser usted. Cuando usted ve los tonos cálidos de un amanecer, o el olor del aroma de pan recién horneado, usted está teniendo una experiencia consciente. Del mismo modo, también hay algo que es como ser un extraterrestre—o lo lo que así  asumimos comúnmente. Sin embargo, esa suposición necesita ser cuestionada. Tendrían las AIs superinteligentes incluso experiencia consciente y, si la tuvieran, podríamos decirlo? Y cómo su vida interior, o su falta, nos impacta?

La cuestión de si las AIs tienen una vida interior es clave para la forma en que valoramos su existencia. La conciencia es la piedra angular filosófica de nuestros sistemas morales, siendo clave para nuestro juicio de si alguien o algo es un yo o una persona en lugar de un mero autómata. Y a la inversa, si son conscientes también puede ser clave para la forma en que nos valoran. El valor que una AI pone en nosotros bien puede depender de si tiene una vida interior; Utilizando su propia experiencia subjetiva como trampolín, podría reconocer en nosotros la capacidad de la experiencia consciente. Después de todo, en la medida en que valoramos las vidas de otras especies, las valoramos porque sentimos una afinidad de conciencia—así la mayoría de nosotros retrocedemos de matar a un chimpancé, pero no de mascar una manzana.

Pero cómo pueden los seres con enormes diferencias intelectuales y que están hechos de diferentes sustratos reconocer la consciencia en el otro? Los filósofos de la Tierra han ponderado si la conciencia está limitada a los fenómenos biológicos. La AI Superinteligente, si fuese filosófica, podría plantear similarmente un "problema de conciencia biológica" acerca de nosotros, preguntándo si tenemos la materia [=stuff] adecuada para la experiencia.

Quién sabe qué camino intelectual tomaría una superinteligencia para saber si somos conscientes. Pero por nuestra parte, cómo podemos los humanos decir si una AI es consciente? Desafortunadamente, esto será difícil. Ahora mismo, usted puede decir que está teniendo experiencia, ya que se siente como algo ser tú. Usted es su propio caso paradigma de experiencia consciente. Y usted cree que otras personas y ciertos animales no humanos son probablemente conscientes, porque son neurofisiológicamente similares a usted. Pero cómo se supone que debes saber si algo hecho de un sustrato diferente puede tener experiencia?

Considere, por ejemplo, una superinteligencia basada en silicio. Aunque tanto los microchips de silicio como las minicolumnas neurales procesan la información, por lo que sabemos ahora podrían diferir molecularmente en formas que impactan la conciencia. Después de todo, sospechamos que el carbono es químicamente más adecuado a la vida compleja que el silicio. Si las diferencias químicas entre el silicio y el carbono impactan algo tan importante como la vida misma, no debemos descartar la posibilidad de que las diferencias químicas también impacten otras funciones claves, como si el silicio da lugar a la conciencia.

Las condiciones requeridas para la conciencia son debatidas activamente por investigadores de la AI, los neurocientíficos y los filósofos de la mente. Resolverlos podría requerir un enfoque empírico que esté fundamentado por la filosofía—un medio para determinar, caso por caso, si un sistema de procesamiento de información soporta la conciencia y bajo qué condiciones.

Aquí está una sugerencia, una manera que podemos al menos mejorar nuestra comprensión de si el silicio soporta la conciencia. Los chips de cerebro basados ​​en el silicio ya están en desarrollo como un tratamiento para diversas condiciones relacionadas con la memoria, como el Alzheimer y el deorden de estrés postraumático. Si en algún momento se usan chips en áreas del cerebro responsables de funciones conscientes, como la atención y la memoria de trabajo, podríamos empezar a entender si el silicio es un sustrato para la conciencia. Podemos encontrar que el reemplazo de una región del cerebro con un chip causa una pérdida de cierta experiencia, como los episodios sobre que Oliver Sacks escribió. Los ingenieros de las chips podrían intentar entonces un sustrato diferente, no-neuronal, pero pueden encontrar eventual que el único "chip" que trabaja es uno que es ingenieriado [=engineered] de neuronas biológicas. Este procedimiento serviría como medio para determinar si los sistemas artificiales pueden ser conscientes, al menos cuando se colocan en un sistema más grande que ya creemos que es consciente.

Incluso si el silicio puede dar lugar a la conciencia, podría hacerlo sólo en circunstancias muy específicas; Las propiedades que dan lugar a procesamiento de información sofisticado (y sobre el que los desarrolladores de AI se preocupan) pueden no ser las mismas propiedades que producen la conciencia. La conciencia puede requerir la ingeniería de la consciencia—un esfuerzo deliberado de ingeniería para poner conciencia en las máquinas.

Aquí está mi preocupación. Quién, en la Tierra o en planetas lejanos, tendría como objetivo lograr [=engineer] la conciencia en los propios sistemas de AI? De hecho, cuando pienso en los programas de AI existentes en la Tierra, puedo ver ciertas razones por las que los ingenieros de AI pueden evitar activamente crear máquinas conscientes.

Los robots están siendo diseñados para cuidar a los ancianos en Japón, limpiar los reactores nucleares y luchar nuestras guerras. Naturalmente, la pregunta ha surgido: Es ético utilizar robots para tales tareas si resultan ser conscientes? Cómo diferiría eso de criar humanos para estas tareas? Si yo fuera un director de AI en Google o Facebook, pensando en futuros proyectos, no querría la confusión ética de diseñar inadvertidamente un sistema sensible. Desarrollar un sistema que resulta ser sensible podría llevar a acusaciones de esclavitud robótica y otras pesadillas de relaciones públicas, e incluso podría conducir a una prohibición del uso de la tecnología de AI en las mismas áreas en las que la AI fue diseñada para ser usada. Una respuesta natural a esto es buscar arquitecturas y sustratos en los que los robots no son conscientes.

Además, puede ser más eficiente para una superinteligencia auto-mejorable eliminar la conciencia. Piense en cómo funciona la conciencia en el caso humano. Sólo un pequeño porcentaje del procesamiento mental humano es accesible a la mente consciente. La conciencia se correlaciona con nuevas tareas de aprendizaje que requieren atención y concentración. Una superinteligencia poseería conocimientos de nivel experto en todos los ámbitos, con cálculos de disparos rápidos que abarcan vastas bases de datos que podrían incluir la Internet entera y finalmente abarcar toda una galaxia. Qué sería nuevo para él? Qué requeriría un enfoque lento y deliberativo? No habría dominado todo ya? Como un conductor experimentado en un camino familiar, podría confiar en el procesamiento inconsciente. La simple consideración de la eficiencia sugiere, deprimentemente, que los sistemas más inteligentes no serán conscientes. En las escalas cosmológicas, la conciencia puede ser un destello, un florecimiento momentáneo de la experiencia antes de que el universo vuelva a la inconsciencia [=mindlessness].

Si la gente sospecha que la AI no es consciente, es probable que vea la sugerencia de que la inteligencia tiende a ser posbiológica con consternación. Y aumenta nuestras preocupaciones existenciales. Por qué las máquinas no conscientes tienen el mismo valor que colocamos en la inteligencia biológica, que es consciente?

Pronto, los humanos ya no serán la medida de la inteligencia en la Tierra. Y quizás ya, en otras partes del cosmos, la AI superinteligente, no la vida biológica, ha alcanzado las mesetas intelectuales más altas. Pero tal vez la vida biológica es distintiva en otra experiencia significativa respecto de la conciencia. Por lo que sabemos, la AI requerirá un esfuerzo deliberado de ingeniería de una especie benevolente, buscando crear máquinas que sientan. Tal vez una especie benevolente verá la forma de crear sus propias AI mindchildren. O tal vez los humanos futuros se involucrarán en alguna ingeniería de la conciencia, y enviarán sensibilidad a las estrellas.

Susan Schneider es miembro del IEET y Profesora Asociada del Departamento de Filosofía de la University of Connecticut. Sus libros incluyen The Language of Thought: a New Direction, The Blackwell Companion to Consciousness (con Max Velmans), y Science Fiction and Philosophy.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor. 

Fuente Susan Schneider, It May Not Feel Like Anything To Be an Alien, ieet.org, Dec 18, 2016 - Trad. cast. de Andrés Salvador

domingo, 8 de enero de 2017

The Astrobiology Science Conference - AbSciCon 2017

Texto original: AbSciCon 2017, hou.usra.edu - Trad. cast. de Andrés Salvador
AbSciCon 2017- Meza, Arizona

Ubicación y fecha de la reunión

The Astrobiology Science Conference [=Conferencia de Ciencia de la Astrobiología] 2017 (AbSciCon 2017) se llevará a cabo del 24 al 28 de Abril de 2017 en Mesa, Arizona en el Mesa Convention Center (263 N Center Street, Mesa, AZ 85201) y el Phoenix Marriott Mesa (200 North Centennial Way, Mesa, Arizona 85201).

Propósito y alcance

AbSciCon 2017 es la siguiente en una serie de conferencias organizadas por la comunidad de astrobiología.

El tema de AbSciCon 2017 es “Diverse Life and its Detection on Different Worlds” [=Vida Diversa y su Detección en Diferentes Mundos"]. Marte y los mundos helados en nuestro sistema solar son crecientemente reconocidos como habitables, a pesar de que un número creciente de exoplanetas en las zonas habitables de sus estrellas han sido descubiertos. El foco está pasando de la identificación de mundos habitables, a la detección de vida en ellos.

Entre otros tópicos, la conferencia abordará:
  • Estableciendo el Escenario para la Geoquímica
  • Estableciendo el Escenario para la Bioquímica
  • Biomarcadores de Vida en Ecosistemas Anaeróbicos y Diferentes Etapas Evolutivas
  • Biomarcadores de Ecosistemas Anaeróbicos
  • Ciclos biogeoquímicos en los Mundos de Agua cerca y lejos
  • Biofirmas en Exoplanetas
  • Preparación para la Detección de Vida: Astrobiología Educación y Divulgación Pública

Preguntas -

  • Qué procesos interestelares y del disco protoplanetario determinan la química de un planeta? Qué química prebiótica prepara el escenario para la vida?
  • Es posible un enfoque one-pot de la química de polímeros prebióticos? Cuáles son las aplicaciones futuras de la química de los orígenes?
  • Existen condiciones habitables en Europa, Encélado u otros mundos helados? Si es así, por cuánto tiempo, y cuan continuamente han existido?
  • Son ambientes extremos en la Tierra análogos válidos a sitios en Marte o satélites helados?
  • Cuáles son los metabolismos utilizados por la vida en diferentes etapas evolutivas, y en ambientes extremos?
  • Cómo pueden los estudios moleculares y la revolución secuencial ayudarnos a entender la evolución de los tres dominios de la vida, incluyendo innovaciones evolutivas como la multicelularidad y la fotosíntesis?

Cuál es la evolución de los ciclos biogeoquímicos y el medio ambiente en la Tierra y otros planetas?
  • Son los nominalmente habitables exoplanetas "mundo de agua" buenos lugares para buscar por firmas de vida?

AbSciCon 2017 proporcionará un foro para reportar sobre nuevos descubrimientos, compartir datos e ideas, promover esfuerzos de colaboración e iniciar otros nuevos, planificar nuevos proyectos, y educar a la próxima generación de astrobiólogos. La conferencia contará con sesiones plenarias sobre tópicos actuales y estimulantes, sesiones temáticas, programas nocturnos y eventos públicos y educacionales.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor. 

Fuente AbSciCon 2017, hou.usra.edu  - Trad. cast. de Andrés Salvador

jueves, 1 de diciembre de 2016

OVNIS EN CORRIENTES EN RECESO DURANTE EL MES DE DICIEMBRE

Crédito: fg-a.com
Informamos a nuestros Amigos lectores que durante el mes de diciembre de 2016 nuestro blog se encontrara en receso por estar llevándose adelante refacciones en la oficina y biblioteca del Centro de Documentación OVNI Corrientes donde habitualmente trabajamos.

Desde luego si surge alguna novedad relevante la atenderemos, pero por lo pronto esperamos volver a nuestra rutina de publicaciones en enero del 2017. 

     Un Cordial Saludo!

Andrés Salvador

miércoles, 30 de noviembre de 2016

POR QUÉ 'ARRIVAL' ESTÁ MAL SOBRE LA POSIBILIDAD DE HABLAR CON ALIENÍGENAS ESPACIALES

Texto original: University of California, Irvine, Why 'Arrival' is wrong about the possibility of talking with space aliens, sciencedaily.com, 29 November 2016  - Trad. cast. de Andrés Salvador
Arrival (2016) - Crédito: Movie Reviews

Por qué 'Arrival' está mal sobre la posibilidad de hablar con alienígenas espaciales

Fecha: Noviembre 29, 2016
Fuente: University of California, Irvine
Resumen: Incluso si los alienígenas tuvieran ojos u oídos como los humanos, no interpretarían imágenes y sonidos de la misma manera que nosotros, sugieren los investigadores.

HISTORIA COMPLETA

Desde "Close Encounters" hasta "Arrival", Hollywood ha estado durante mucho tiempo fascinado con la idea de comunicarse con alienígenas espaciales. Pero es esto incluso posible? O sabio?

En años recientes, ha surgido un feroz debate sobre las propuestas de enviar mensajes hacia sistemas solares distantes. Hasta ahora, la búsqueda de inteligencia extraterrestre -o SETI- se ha limitado en gran medida a escuchar señales de radio de otras galaxias. Habiendo fracasado en detectar un solo peep, algunos científicos quieren voltear las mesas [=turn the tables (Cambridge Dictionary)] y empezar a emitir misivas desde la Tierra hacia el espacio profundo.

Pero eso crea dos dilemas.

Primero y ante todo es la posibilidad de conectar con civilizaciones hostiles. Deberíamos arriesgarnos a anunciar nuestra ubicación a equivalentes de la vida real de Klingons o Stormtroopers? Como el físico Stephen Hawking advirtió en 2010, "Si los extraterrestres nos visitan, el resultado sería como cuando Colón desembarcó en América, lo cual no resultó bien para los Nativos Americanos."

El segundo dilema es cómo comunicarse con criaturas de otro mundo.

La suposición tradicional es que las fotos u otras imágenes visuales son un lenguaje universal que cualquier forma de vida avanzada podría entender. En realidad, es extremadamente improbable que los extraterrestres vean las cosas como los humanos, dice Don Hoffman, profesor de ciencias cognitivas en la University of California, Irvine.

Incluso en nuestro propio planeta, la vista varía mucho, señala. Los murciélagos perciben el mundo a través del radar. Las Pitones de la India ven en infrarrojo. Y las abejas navegan detectando la luz polarizada.

Las diferencias en la visión también ocurren dentro de las especies. Por ejemplo, casi una de cada cinco mujeres nace con un gen fotorreceptor adicional y ve colores invisibles para todos los demás, según una investigación dirigida por Kimberly Jameson del Institute for Mathematical Behavioral Sciences  de la UCI.

Así que es razonable que seres de otras galaxias evolucionarían sistemas de visión diferentes de cualquier cosa en la Tierra, dice Hoffman. Incluso si los extraterrestres de alguna manera desarrollaran ojos de estilo humano, no interpretarían las imágenes de la misma manera que nosotros, dice.

Hace unos pocos años, en una conferencia del SETI Institute sobre comunicación interestelar, Hoffman cayó en la cuenta [=appeared on the bill] tras una presentación del radioastrónomo Frank Drake, pionero en la búsqueda de civilizaciones extraterrestres en 1960. Drake mostró a la audiencia decenas de imágenes que habían sido lanzadas al espacio a bordo de las sondas Voyager de la NASA en los 1970s. Cada cuadro fue escogido cuidadosamente para ser entendido clara y fácilmente por otros seres inteligentes, dijo a la multitud.

Después de que Drake habló, Hoffman subió al escenario y "educadamente explicó cómo cada una de las imágenes sería infinitamente ambigua para los extraterrestres," recuerda.

La evolución y la cultura dan forma a cómo el cerebro procesa e interpreta los estímulos visuales, dice Hoffman. Para alguien que se crió en una selva remota, por ejemplo, una nube [en forma] de hongo significaría algo muy diferente que a un americano promedio. E incluso la percepción de los estadounidenses no es un reflejo exacto de la realidad, dice.

Hoffman compara las imágenes que nuestro cerebro "ve" del mundo que nos rodea a los iconos de escritorio en una pantalla de computadora, que no tienen semejanza física con la electrónica en su interior. Como evidencia, su sitio web ofrece ilusiones ópticas que demuestran cómo la mente puede malinterpretar y distorsionar el aporte [=input] externo.

Así, los intentos de comunicarse visualmente con los seres espaciales están condenados a fallar, dice Hoffman. "Incluso la más simple de las imágenes será mal interpretada," concluye en un paper sobre mensajes interestelares.

Funcionaría mejor el sonido, tal vez en la línea de los tonos sintetizados utilizados para comunicarse con extraterrestres en "Close Encounters of the Third Kind" [=Encuentros cercanos del tercer tipo]?

En 1977, Voyager saltó al espacio llevando grabaciones de ruidos de animales, lecturas de poesía y una biblioteca de música, desde clásicos a Chuck Berry. La misión provocó que "Saturday Night Live" bromeara que los extraterrestres habían interceptado la nave y transmitido una respuesta de cuatro palabras a la Tierra: "Envíen más Chuck Berry."

En verdad, el cargamento de audio de la Voyager sin duda desconcertaría a cualquier astronauta interplanetario que tropezara con él, dice Hoffman.

Nuevamente, las diferencias evolutivas interfieren. "No podemos ni siquiera entender el lenguaje de los delfines a pesar de décadas de esfuerzo," dice. La posibilidad de que los alienígenas puedan descifrar nuestras palabras son igualmente remotas: "Alrededor de cero," según Hoffman.

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por la University of California, Irvine. Nota: El contenido puede ser editado por estilo y longitud.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor. Fotograma de la película no incluido en el artículo original.

Fuente University of California, Irvine, Why 'Arrival' is wrong about the possibility of talking with space aliens, sciencedaily.com, 29 November 2016  - Trad. cast. de Andrés Salvador

lunes, 28 de noviembre de 2016

CIENTÍFICOS DECUBREN NUEVA EVIDENCIA PARA LA VIDA EN EL ANTIGUO MARTE

Texto original: Jess Vilvestre, Scientists Uncover New Evidence for Life on Ancient Mars, futurism.com, November 25, 2016  - Trad. cast. de Andrés Salvador
 NASA

Científicos descubren nueva evidencia para la vida en el antiguo Marte

Escrito por

Autor
Jess Vilvestre

Editor
Patrick Caughill

En Breve
  • Fotos del Rover Spirit de la NASA sugieren que la vida antigua en Marte pudo haber estado involucrada en la construcción de depósitos de sílice.
  • La NASA lanzará otra misión en 2020, que puede interrogar la evidencia y determinar si la vida microbiana existe (o existió antes) en el Planeta Rojo.

Vida microbiana

En 2007, el Rover no tripulado Spirit de la NASA rodó a través de Marte, tomando fotografías y datos, hasta que eventualmente se quedó atascado en tierra roja suave dos años más tarde. Se vieron fotografías de depósitos de sílice de aguas termales, pero se pensó que eran sólo otra estructura geológica. Eso es hasta hace muy poco cuando dos geólogos descubrieron depósitos similares aquí en la Tierra, y encontraron que estas estructuras están hechas por organismos diminutos—que ahora sugirien la existencia de los organismos en el Planeta Rojo.

La investigación de los geólogos de la Arizona State University Steven Ruff y Jack Farmer está detallada en Nature Communications. Ellos contrastaron el estudio de Spirit sobre la Home Plate de Marte con sus hallazgos en las aguas termales chilenas El Tatio, un lugar conocido por ser el mejor "análogo de Marte" debido a su alta elevación, temperaturas extremas de congelación-descongelación y alta exposición de radiación ultravioleta. Ruff describió los afloramientos minerales encontrados en El Tatio de ser "el más parecido a Marte de cualquier depósito de sílice en la Tierra."

Izquierda: Depósitos de sílice en Marte; Derecha: Depósitos de sílice de El Tatio. Crédito: ASU

Los depósitos de sílice similares a dedos encontrados en Home Plate fueron pobremente incomprendidos. Ahora, los geólogos han determinado que los microbios juegan un papel importante en la formación de los depósitos de sílice, lo que sugiere que lo mismo ha estado ocurriendo en Marte.

Futura exploración

El descubrimiento de los investigadores de la ASU hace que exploraciones futuras busquen específicamente las posibles biofirmas en las estructuras de sílice. La NASA ha anunciado planes para enviar un nuevo rover a Marte en 2020, y esta nueva misión, que todavía está sin nombre, podría ser específicamente instrumentada y preparada  para la búsqueda de vida microbiana.

Hoy en día, el estudio continuo sobre el sistema dinámico de Marte es siempre imperativo ya que los planes para enviar humanos allí se acercan a la materialización. Estos descubrimientos podrían alterar mucho las preparaciones de SpaceX y NASA antes de que finalmente podamos establecer un campamento en el Planeta Rojo

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor. 

Fuente Jess Vilvestre, Scientists Uncover New Evidence for Life on Ancient Mars, futurism.com, November 25, 2016  - Trad. cast. de Andrés Salvador

domingo, 27 de noviembre de 2016

CIENCIA DE 'ARRIVAL': SI LOS EXTRATERRESTRES LLAMAN, TIENE LA HUMANIDAD UN PLAN?

Texto original: Tom Metcalfe, Science of 'Arrival': If Aliens Call, Does Humanity Have a Plan?, nbcnews.com, Nov 22 2016  - Trad. cast. de Andrés Salvador
"Close Encounters of the Third Kind" [=Encuentros cercanos del tercer tipo] película de 1977. Colombia Pictures

Ciencia de 'Arrival': si los extraterrestres llaman, tiene la humanidad un plan?

por Tom Metcalfe, Live Science

La película de ciencia ficción "Arrival," que se estrenó en los cines este mes, plantea preguntas tentadoras acerca de cómo los humanos podrían contactar —  y eventualmente comunicarse —  con extraterrestres inteligentes. La muy-publicitada [=much-hyped] película ha renovado el interés de la gente en la búsqueda de vida inteligente en otras partes del universo. Pero qué pasaría si los humanos realmente hicieran contacto con una civilización extraterrestre inteligente? Si E.T. llama, hay un plan?

La respuesta es sí, y no, dice el astrónomo Seth Shostak, quien dirige los esfuerzos para detectar señales de radio de civilizaciones extraterrestres en el SETI Institute en Mountain View, California.

"Hay algunos protocolos, pero creo que es un nombre desafortunado, y los hace sonar más importantes de lo que son," dijo Shostak a Live Science.

En los 1990s, Shostak presidió un comité de la International Academy of Astronautics [=Academia Internacional de Astronáutica] (IAA) que preparó una versión revisada de los "protocolos de post-detección" para los investigadores que buscan posibles transmisiones extraterrestres usando radio telescopios, un campo conocido como SETI (abreviatura para la Search for Extraterrestrial Intelligence) [=Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre].

Los protocolos se redactaron por primera vez en los 1980s para ayudar a los científicos de los Estados Unidos y la Unión Soviética a compartir información sobre posibles señales SETI. Pero, explicó Shostak, los protocolos de post-detección SETI son pautas para gobiernos y científicos, antes que un plan de acción global para tratar con el contacto extraterrestre.

Un fotograma de la película "Arrival". Paramount

"Ellos dicen, 'Si escuchas una señal, échale un vistazo ... dile a todo el mundo ... y no transmitas ninguna respuesta sin una consulta internacional,' lo que eso signifique," dijo. "Pero eso es todo lo que dicen los protocolos, y no tienen fuerza de ley. Las Naciones Unidas tomaron una copia de los protocolos iniciales y los pusieron en un cajón de archivos en alguna parte, y eso es lo más oficial que alguna vez tuvieron.""

Hombres de Negro

"En la película "Arrival," las naves espaciales aterrizan en varias ciudades alrededor del mundo, y una lingüista (retratado por la actriz Amy Adams) y un físico (interpretado por el actor Jeremy Renner) son reclutados como parte de un esfuerzo internacional para tratar de comunicarse con los extraterrestres y averiguar por qué están aquí.

En la vida real, aparte del protocolo que dicta que los investigadores deben compartir noticias sobre señales SETI con otros astrónomos alrededor del mundo, Shostak dijo que no tiene conocimiento de ningún plan a nivel gubernamental o procedimientos establecidos en caso de un contacto extraterrestre, cualquiera que sea la forma que adopte.

Y parece que en realidad no hay "Hombres de Negro", investigadores sombríos del gobierno del folklore OVNI [=UFO-lore], representados en la serie de películas de comedia de ciencia ficción con Will Smith y Tommy Lee Jones.

"Si [el gobierno] pudiera permitirse los 'Hombres de Negro,' entonces podrían permitirse apoyar SETI," bromeó Shostak.

Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos no ha mostrado interés en la investigación de SETI hasta ahora, dijo. "No es un programa gubernamental, por lo que no tienen nada que ver con el, me encantaría ver un poco de interés de ellos, pero nunca lo he tenido," agregó.

El telescopio de radio de un plato más grande del mundo, el Arecibo Observatory, Arecibo, Puerto Rico. UniversalImagesGroup / UIG via Getty Images

Después de una temprana "falsa alarma" SETI, que eventualmente resultó ser una señal de un satélite de investigación Europeo, la única respuesta fue de periodistas.

"En 1997, recibimos una señal que parecía bastante prometedora durante la mayor parte del día, pensamos que era posiblemente el asunto [=deal] real," dijo Shostak. "Yo seguía esperando a que aparecieran los 'Hombres de Negro' — no lo hicieron. Seguí esperando que el Pentágono llamara. Yo esperé a que la Casa Blanca llamara. Ellos no llamaron. Pero The New York Times llamó."

Encuentros cercanos

En una revisión de la ciencia y las especulaciones sobre los extraterrestres, publicada como "Xenology: An Introduction to the Scientific Study of Extraterrestrial Life, Intelligence and Civilization" [=Xenología: Introducción al estudio científico de la vida, inteligencia y civilización extraterrestre] en 1979, el autor y científico Robert Freitas describió una supuesta instrucción [=briefing] militar en Washington, D.C., en 1950 que esbozó las posibles respuestas militares de Estados Unidos al contacto extraterrestre.

El supuesto plan militar, conocido como "Seven Phases to Contact," [=Siete fases para contactar] fue reportado por primera vez en 1967 en un libro sobre OVNIs por el locutor e investigador OVNI Americano Frank Edwards.

Pero Shostak dijo que no ha visto ningún signo de algún plan de acción extraterrestre para las agencias gubernamentales Estadounidenses o el ejército. "Por lo que sé, no hay nada, y creo que habría escuchado algo por las falsas alarmas [SETI]*," dijo.

Mientras que la detección de una señal de radio extraterrestre sería diferente de encontrar naves espaciales que aterrizaran en la Tierra, Shostak no cree que los protocolos desempeñarán un papel importante en cómo respondemos.

"Alguna gente me preguntó en una conferencia la semana pasada, 'Qué plan tienen los militares para tratar con los extraterrestres si aterrizan?' Y yo dije, "No lo sé ... pero a mi leal saber y entender, no tienen un plan.

'"Shostak señaló que cualquier extraterrestre que pudiera viajar aquí en una nave espacial tendría que ser siglos o miles de años más avanzado tecnológicamente que los humanos ahora, por lo que es casi imposible imaginar las consecuencias del contacto entre las especies, y mucho menos el pensamiento de desarrollar un plan para tratar con ellos.

"Sería como si los neandertales tuvieran un plan en caso de que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos apareciera," dijo.

Llamando al planeta Tierra

Aunque los extraterrestres en "Arrival" tienen el acierto [=helpfully] de viajar a la Tierra en naves espaciales más rápidas que la luz, dispuestos y listos a hablar, Shostak dijo que un escenario de "primer contacto" más probable sería la detección de una señal de radio SETI,  tal vez de una fuente a cientos o miles de años luz de distancia.

Eso significa que podría llevar siglos para que los extraterrestres recibieran cualquier respuesta transmitida desde la Tierra en un esfuerzo por comunicarse con ellos, dijo. Como tal, no puede haber ninguna prisa real para decidir qué decir.

Archivo - Un coche se mueve a lo largo de la Extraterrestrial Highway [=Carretera Extraterrestre] cerca de Rachel, Nevada, en este Miércoles, Abril 10, 2002  foto archivo. La autopista ET fue establecida por la Legislatura de Nevada en 1996 y se extiende a lo largo de la frontera oriental del Área 51, una base militar en el Sitio de Pruebas de Nevada. El George Washington University's National Security Archive obtuvo una historia de la CIA del programa de aviones espía U-2 a través de una solicitud de registros públicos y la publicó el jueves Agosto 15, 2013.Laura Rauch / Associated Press

Y si E.T. llama, qué deben decir los humanos en respuesta? Algunos científicos, incluyendo el físico Británico Stephen Hawking, han expresado su preocupación por los programas "Active SETI" [=SETI Activo] diseñados para transmitir mensajes desde la Tierra a cualquier extraterrestre que pueda estar escuchando. Hawking advirtió de la potencial amenaza representada por extraterrestres desconocidos y sus motivaciones alienigenas.

También existe la difícil cuestión de hacer la primera impresión correcta en cualquier charla extraterrestre, dijo Shostak.

"He estado en varias conferencias donde la gente discute si debemos decirles [a los extraterrestres]* todas las cosas malas sobre la humanidad, o simplemente las cosas buenas, y ese tipo de cosas," dijo. "Pero creo que eso es terriblemente exagerado. Para mí, eso sería como el pueblo indígena de Australia viendo al Capitán Cook saliendo por el horizonte en su barco, y luego diciendo, 'Vamos a tener un par de conferencias para discutir sobre lo que vamos a hablar con estos chicos, y qué idioma vamos a utilizar'— [pero]* no importa la materia."

Shostak señaló que los seres humanos ya han estado transmitiendo noticias en el espacio durante décadas, en forma de señales de televisión y radio, y por lo que es probablemente demasiado tarde para mantener la calma.

"Esas señales han estado saliendo al espacio desde la Segunda Guerra Mundial, así que ya les hemos dicho que estamos aquí," dijo.

Artículo original en Live Science.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor. [...]*: El corchete seguido de un asterisco indica texto entre corchetes en el original.

Fuente Tom Metcalfe, Science of 'Arrival': If Aliens Call, Does Humanity Have a Plan?, nbcnews.com, Nov 22 2016  - Trad. cast. de Andrés Salvador

domingo, 20 de noviembre de 2016

SE PUBLICA LA EDICIÓN BRASILEÑA DE "LOS OVNIS DE LA ANTÁRTIDA" DE RUBÉN MORALES

Andrés Salvador

Portadas de las ediciones en español y portugués de <Los OVNIS de la Antartida>

En el marco del VIII Forum Mundial de Ufología a llevarse a cabo en Foz de Iguaçú, (Brasil) del 01 al 04 diciembre de 2016 y editada por la Revista UFO  a iniciativa de su Director Ademar Gevaerd, se presentará bajo el titulo <UFOs na Antártida>  la edición en portugués del libro del Amigo y Colega Rubén Morales.

Con traducción de Ilda Silvério, revisión de Sonia Kronemberger y Alessandra Angelo, la tapa, ha sido diseñada por Rafael Amorim.

Nos congratulamos con Rubén Morales por esta edición que hace posible llevar esta obra  de tanto valor para el estudio de la historia del fenómeno OVNI en Argentina a un público más amplio.