viernes, 23 de septiembre de 2016

ESTUDIO AFIRMA QUE LA TIERRA NO ES LA PRIMERA CIVILIZACIÓN INTELIGENTE EN EL UNIVERSO

Texto original: Todd Jaquith, Study Asserts That Earth is Not The First Intelligent Civilization In The Universe, futurism.com, May 6, 2016 - Trad. cast. de Andrés Salvador
Cumberg

Estudio afirma que la Tierra no es la primera civilización inteligente en el Universo

EN BREVE

Dos científicos de la University of Rochester y la University of Washington han desarrollado una "forma arqueológica" de la famosa ecuación de Drake, que nos permitirá determinar el número de civilizaciones tecnológicas se han formado en la historia del universo. Y parece que puede haber un número de ellos.


LA VERDAD ESTÁ AHÍ FUERA

Estamos solos? Esta es, tal vez, una de las cuestiones más significativas que los seres humanos se han preguntado alguna vez—a la altura de "Por qué estamos aquí?" y "Cómo empezó todo?"

De hecho, tan pronto como entendíamos que el universo no estaba circunscripto por el horizonte de la Tierra, sino que se extendía hacia el exterior por distancias insondables y contenía dentro de su extensión innumerables mundos como el nuestro, comenzamos a preguntarnos si somos únicos y solos, o si podría no haber otros ahí fuera—como nosotros, y sin embargo, muy diferentes de nosotros.

La famosa "ecuación de Drake," formulada por el astrónomo Frank Drake en 1961, trató de establecer un marco matemático, probabilístico para entender la pregunta de si la humanidad está realmente sola en el cosmos; que utiliza una serie de términos ingeniosos para estimar el número de civilizaciones tecnológicas en nuestra galaxia.

El problema con la formulación de Drake fue que tres de esos términos, en particular, eran demasiado inciertos para permitir una estimación fiable.

De acuerdo a Adam Frank, profesor de astronomía y física en la University of Rochester, y un coautor del paper (que aparece en la revista Astrobiology): "Hemos sabido desde hace mucho tiempo aproximadamente cuántas estrellas existe. No sabíamos cuántas de esas estrellas tenían planetas que potencialmente pudieran albergar vida, con qué frecuencia podría evolucionar la vida y conducir a seres inteligentes, y cuánto tiempo puede durar alguna civilización antes de extinguirse ".

Infografía de la ecuación de Drake y su nueva adenda "Forma arqueológica". Crédito: University of Rochester

ESTABLECER ALGUNOS LÍMITES

Reciente investigaciones de exoplanetas, en particular con el Kepler Space Telescope, ha constreñido el primero de estos términos, determinando que alrededor de una quinta parte de las estrellas poseen planetas dentro de sus zonas habitables.

Eso deja a los términos segundo y tercero—la probabilidad de que la vida avanzada evolucione, y la longevidad de las civilizaciones tecnológicas—pero Frank y su colega, Woodruff Sullivan, de la University of Washington, simplemente alteraron las matemáticas un poco. Eliminaron el segundo término mediante el cálculo de las probabilidades en contra que la humanidad sea la única civilización avanzada en el universo; y rechazaron el tercero mediante la formulación de una "cuestión arqueológica cósmica"—cómo evoluciona a menudo la vida inteligente a lo largo de la historia cósmica?

Su nueva ecuación, que ellos llaman la "Forma arqueológica" de la ecuación de Drake, se ve así —Nast x fbt.

Nast, el número de planetas habitables, se define como Nast = N* x fp x np, donde  N* es el número total de estrellas, fp es la fracción que forman los planetas, y np es el promedio de los planetas que circundan en la zonas habitables de sus estrellas madres. El segundo término de la ecuación de forma Arqueológica, fbt, se define como la probabilidad de que una civilización tecnológica avanzada surja en uno de estos planetas habitables.

Los resultados sugieren que sólo es probable que la humanidad sea única si las probabilidades de otra civilización en desarrollo en un mundo habitable es menos de uno en 1022.

Ese es un muy—algunos podrían decir improbable—pequeño número .

"Para mí, esto implica que otras especies inteligentes, que producen tecnología muy probablemente han evolucionado ante que nosotros," dice Frank. "Piense en ello de esta manera: antes de nuestro resultado usted sería considerado un pesimista si usted se imaginaba que la probabilidad de desarrollar una civilización en un planeta habitable fuera, digamos, uno en un trillón. Pero incluso esa conjetura, una posibilidad en un trillón, implica que lo que ha sucedido aquí en la Tierra con la humanidad de hecho ha ocurrido alrededor de 10 billones otras veces en la historia cósmica!"

Referencias: Rochester

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor.

Fuente Todd Jaquith, Study Asserts That Earth is Not The First Intelligent Civilization In The Universe, futurism.com, May 6, 2016 - Trad. cast. de Andrés Salvador

domingo, 18 de septiembre de 2016

TODOS LOS EXTRATERRESTRES AVANZADOS ESTÁN EN CAJAS DE LA FELICIDAD

Texto original: Jeffrey A. Corkern,  All Advanced Aliens Are in Happiness Boxes, omni.media,  14 Sep, 2016 - Trad. cast. de Andrés Salvador

CIENCIA
Todos los extraterrestres avanzados están en cajas de la felicidad
La resolución final de la Paradoja de Fermi.


Postulado: Un sintiente es su cerebro, y su cerebro solamente. Cuando el cerebro del sintiente muere, el sintiente muere también. El sintiente deja de percibir el Universo, y el Universo deja de percibir al sintiente. Los sentimientos del sintientes, pensamientos y personalidad van a cero, y el sintiente se desvanece del Universo para siempre.

Resultado: Toda realidad para un sintiente son las corrientes eléctricas que fluyen a través de su cerebro. Período.

Resultado: Para un sintiente, una realidad generada en un cerebro sintiente por una computadora es tan absoluta y precisa  como real el Universo mismo.

Hecho: Una realidad generada en un cerebro sintiente por un computador puede ser cualquier cosa, un sintiente quiera. El sintiente estará siempre en control total, y así el sintiente puede programar la computadora de modo que el sintiente siempre gane, siempre sea feliz, el 100% del tiempo, todo el tiempo, por siempre. La realidad generada en un cerebro sientiente por el Universo, por el contrario, decididamente NO está en el control del sintiente y puede literalmente ser un infierno.

Resultado: Una realidad generada por una computadora es por tanto, la opción MÁS INTELIGENTE. Por un factor de aproximadamente un millón. La cosa más inteligente que hacer es entrar en una realidad generada por computadora––  y NUNCA volver a salir. No hay razón para ello.

Hecho: El argumento anterior se aplica a todos y cada sintiente de todas y cada especie sintiente en el Universo entero.

Imagen via Pics-About-Space

En el verano de 1950, durante un almuerzo informal, Enrico Fermi hizo la famosa pregunta: "Dónde está todo el mundo?", en referencia a la existencia de extraterrestres. Él hizo la pregunta, porque el cálculo había demostrado, con alta probabilidad, que el Universo tenia que estar lleno con civilizaciones avanzadas, por lo que  la Tierra debería haber sido visitado mucho por los extraterrestres, no una sino muchas veces. Y, sin embargo, no habia ocurrido ni una sola vez. Este problema se denominó la "Paradoja de Fermi."

Los recientes avances en la tecnología humana, especificamente la tecnología de videojuegos, han revelado la solución a la Paradoja de Fermi. Lo que sucedió a los extraterestres ha comenzado a pasar a la raza humana. Ahora vamos por el mismo camino exacto que todas y cada una de las civilizaciones extraterrestres antes que nosotros. Los extraterrestres están ahí, más allá de duda.

Pero ellos no están interactuando con el resto del Universo y ciertamente no tratan de comunicarse con otras razas alienígenas. Por la lógica que comenzó este artículo, sus cerebros tienen que estar todos en realidades "artificiales" generadas por ordenador (por esto denominada "Caja de la Felicidad"), y lo más probable es que hayan estado en esas Cajas de la Felicidad por millones de años.

Por cierto, hay un billonario Ruso, Yuri Milner, que está vertiendo cien millones de dólares en SETI, la Search for Extra-Terrestrial Intelligence [=Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre]. SETI tiene absolutamente CERO posibilidad de éxito. Alguien tiene que mostrar este artículo a Yuri e informarle suavemente que está vertiendo cien millones (Cien! MILLONES!) de dólares por una ratonera.

Yuri, hombre, tan pronto como una especie sintiente alcanza un cierto nivel de capacidad tecnológica––toda la especie desaparece en realidades generadas por computadora, Cajas de la Felicidad, solo puf, y se han ido. Estrictamente hablando, la inteligencia de una especie inteligente la ha conducido a la extinción.

Así que no hay civilizaciones Kardashev tipo I, tipo II, tipo III, o de cualquier tipo. No hay civilizaciones interestelares de cualquier tipo. O comunicación interestelar, ni siquiera computadoras.

Repito: SETI tiene absolutamente CERO posibilidad de éxito. Los científicos involucrados en el proyecto están involucrados en alguna tontería más allá de toda creencia. No han pensado bien.

Me doy cuenta de la mayoría de las personas no les gusta escuchar esto, pero la lógica es cristalina y simple. Cerrar los ojos a ello no lo cambiará.

Imagen via Wall Devil

Y de nuevo repito: Este proceso de colapso ha comenzado aquí en la Tierra. La raza humana ha dado cuenta recientemente que tiene la capacidad de construir sus propias Cajas de la Felicidad y se ha iniciado el desarrollo de la tecnología necesaria. Cito la creciente sofisticación de la tecnología de los videojuegos, con literalmente billones y billones de dólares gastandose en el desarrollo de cada vez más convincente mundos "virtuales". No se detendrá hasta que ya no pueda decir la diferencia entre un mundo "virtual" y el mundo "real".

Y aquí está el último, completamente inevitable y predecible desarrollo: La segunda parte de la tecnología de la Caja de la Felicidad, la tecnología del cerebro-en-una-caja, ya está siendo desarrollada. Es financiada por otro billonario ruso, Dmitry Itskov, que quiere vivir para siempre. La fusión de la tecnología del cerebro-en-una-caja con la tecnología de vídeo-juego no se les ha ocurrido todavía, pero lo hará. En el momento en que tenga una Caja en funcionamiento, tendrá un Paraíso "artificial" listo y en espera.

No va a tomar dos segundos para que el resto de la raza humana decida que quieren vivir para siempre en Cajas de la Felicidad, también, al igual que el billonario ruso está haciendo. (La primer Caja de la Felicidad tendrá un costo de un billon de dólares. La segunda costará un centavo. Todos los problemas habrán sido resueltos.)

Por cierto, ni siquiera sabrá que está en una Caja de Felicidad. La ciencia está trabajando en la supresión de las memorias y ya ha hecho tremendos pasos. Va a ser absolutamente REAL. Usted no va a ponerlo en cuestión.

Dónde a usted, personalmente, le gustaría vivir? Usted no estará limitado por la física, por el llamado mundo "real". LaTierra Media? Narnia? Star Trek? Oz? Westeros? Quién le gustaría ser? Superman? Batman? James Bond? Las tres cosas a la vez? En una Caja de la Felicidad, se puede tener todo eso. Y más.

Y puf, así como así, se habrá ido la raza humana.

Al igual que cualquier otra raza sintiente que ha llegado antes que nosotros.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor.

Fuente Jeffrey A. Corkern,  All Advanced Aliens Are in Happiness Boxes, omni.media,  14 Sep, 2016 - Trad. cast. de Andrés Salvador

jueves, 15 de septiembre de 2016

LOS PLATILLOS VOLADORES SON REALES! NUEVO LIBRO CATALOGA LA HISTORIA DE LA CULTURA OVNI

Texto original: Eliza Williams, Flying saucers are real! New book catalogues history of UFO culture, creativereview.co.uk, 14th September 2016  - Trad. cast. de Andrés Salvador
Los Platillos voladores son reales! Nueva libro cataloga la historia de la cultura OVNI

Mientras más pervasiva en los 1950s y 60s, las imágenes de OVNIs, platillos voladores y criaturas del espacio exterior han dejado una huella perdurable en nuestra conciencia colectiva. Un nuevo libro de Anthology Editions por Jack Womack sigue su historia.



Escribiendo en la introducción a Flying Saucers Are Real!, un nuevo libro que documenta las imagenes y cultura de los OVNIs, el autor William Gibson compara el fenómeno de avistamientos OVNIs en los 50s a un meme [=unidad teórica de información cultural transmisible de un individuo a otro, o de una mente a otra, o de una generación a la siguiente (Wikipedia)] de hoy en día. "Mi madre vio un platillo en la zona rural [=rural] de Tennessee, poco después de mi nacimiento," escribe. "O un cigarro, más bien. Un encuentro algo cercano, por encima de nuestra granja [=farmhouse] alquilada, cerca de Oak Ridge, mi padre ausente por trabajo. Ella fue la única testigo.

"Hoy creo que había sido infectada, en su soledad, su ansiedad, por lo que ahora consideramos como un meme."

El título reúne lo efímero que Gibson cita como siendo responsable de la llegada de este meme  – los numerosos libros, de ficción y no, sobre el tema que fueron publicados durante el período, y que aún resuenan con fuerza en nuestra cultura popular hoy en día.





Las obras incluidas todas ellas proceden de la vasta biblioteca OVNI basada en Nueva York del escritor de ciencia ficción  Jack Womack, y traza una historia que se extiende desde el pulp fiction  – siendo Those Sexy Saucer People [=Esas Sexy Personas de los Platillos] un título que resuena en particular  – a las teorías de la conspiración y las filosofías de Carl Jung. El catálogo es fascinante desde el punto de vista histórico, con el texto que acompaña de Womack dando una detallada descripción de las figuras clave en la cultura OVNI y cómo sus teorías e ideas se han filtrado hacia abajo en la  más reciente cultura pop tal como The X Files.

Pero el libro es también una gran ayuda para los fans del diseño gráfico y la ilustración también, con mucho para disfrutar de la rica colección de cubiertas para libros, diagramas y fotografías que aparecen.





Flying Saucers Are Real! se publica el 16 de septiembre por Anthology Editions. Más información se encuentra en anthology.net.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor.

Fuente Eliza Williams, Flying saucers are real! New book catalogues history of UFO culture, creativereview.co.uk, 14th September 2016  - Trad. cast. de Andrés Salvador

sábado, 10 de septiembre de 2016

MODELO GALÁCTICO SIMULA CÓMO LAS CIVILIZACIONES ET PODRIAN ESTAR EVITANDO DELIBERADAMENTE LA TIERRA

Texto original: Emerging Technology from the arXiv, Galactic Model Simulates How ET Civilizations Could Be Deliberately Avoiding Earth, technologyreview.com, September 6, 2016 - Trad. cast. de Andrés Salvador
Computación

Modelo galáctico simula cómo las civilizaciones ET podrían estar evitando deliberadamente la Tierra

Una hipótesis sugiere que los extraterrestres no han contactado a la Tierra porque nos están ignorando. Ahora los astrónomos han simulado lo difícil que sería hacerlo.


Uno de los más famosos retos de la ciencia moderna es la paradoja de Fermi. Esta es la contradicción aparente entre la probabilidad de que civilizaciones extraterrestres existan en otras partes de la galaxia y la falta de evidencia de ello. O, como el físico Enrico Fermi preguntó una vez durante el almuerzo en los Los Alamos National Laboratory en 1950, "Dónde está todo el mundo?"

La respuesta, por supuesto, es que nadie sabe. Sin embargo, en 1973, una posible solución fue propuesta por John Ball, radio astrónomo  en el MIT. La sugerencia de Ball es que la falta de comunicación puede explicarse si las civilizaciones extraterrestres nos han dejado de lado, tal vez como parte de un área silvestre o un zoológico. En esta asi llamada "hipótesis del zoológico," extraterrestres deben haber acordado entre ellos para ignorar a la humanidad, tal vez para protegernos o tal vez incluso para protegerse a sí mismos.

Esto plantea un interesante conjunto de preguntas. La galaxia es enorme y la comunicación entre civilizaciones está limitada por muchos factores, el no menos importante de los cuales es la velocidad de la luz. Así forjar cualquier tipo de acuerdo entre las civilizaciones extraterrestres sería no poca hazaña. Entonces cuál es la probabilidad de que los extraterrestres pudieran llegar a un tal entendimiento?


Hoy en día, se obtiene una respuesta de algún tipo [=answer of sorts] gracias al trabajo de Duncan Forgan en la University of St. Andrews en el Reino Unido. Forgan ha construido un modelo matemático de la galaxia que simula como las civilizaciones alienígenas necesitarían trabajar en red para forjar un tratado para dejar a los primitivos, como nosotros, en el frío.

Forgan comienza con un conjunto de supuestos simples. El principal entre estos es la idea de que la comunicación entre civilizaciones sólo es posible cuando coinciden por el tiempo suficiente para  que los mensajes sean pasados entre ellos y que estos están necesariamente limitados por la velocidad de la luz. Él va a suponer que las civilizaciones evolucionan solamente en algunas partes de la galaxia que son adecuadas para la vida y que esta zona galáctica habitable toma la forma de anular de dos dimensiones que se extiende entre seis y 10 kiloparsecs kiloparsecs desde el centro galáctico. (El sol se sitúa a aproximadamente ocho kiloparsecs del centro.)

A continuación, el ordenador simula civilizaciones que aparecen en puntos aleatorios dentro de la zona habitable y desaparecen algún tiempo después. Se mide la distancia entre estas civilizaciones y calcula si la comunicación es posible dentro de sus tiempos de vida o, en otras palabras, si están conectados causalmente. Si es así, entonces las dos civilizaciones pueden llegar a un acuerdo.

La cuestión clave aquí es en qué circunstancias pueden todas las civilizaciones llegar a un acuerdo único. Para averiguarlo, Forgan varía los parámetros en su modelo para ver cómo influencia la naturaleza de la comunicación galáctica. Estos parámetros incluyen el número de civilizaciones, la longitud de tiempo que existen para, y lo cerca que aparecen después de la otra.

El algoritmo es entonces sencillo.

1. En primer lugar, ordena el conjunto de todas las civilizaciones por hora de llegada. La primera civilización en llegar establece el primer grupo y se identifica como el líder de ese grupo.
2. Entonces, el ordenador comprueba la conexión causal entre el líder y el resto de civilizaciones en orden a la hora de llegada.
3. Si existe una conexión causal, la civilización se une al líder del grupo.
4. Si una civilización no está conectada al líder, comienza su propio grupo.
5. Una vez que todas las civilizaciones son testeadas, el modelo se mueve a la siguiente civilización que no está conectada, y repite el algoritmo hasta que todas las civilizaciones pertenecen a un grupo.

Es fácil ver que cuando el número de civilizaciones es pequeño, la posibilidad de que todos estén conectados  causalmente es también pequeña. De hecho, pueden formar tantos grupos como hay civilizaciones, y esto hace la hipótesis zoológico insostenible.

Sin embargo, Forgan dice que el número de grupos puede venir pequeño cuando el número de civilizaciones aumenta más allá de 500. Así que la próxima fija el número a 500 y varía el tiempo de vida de las civilizaciones para ver qué pasa.

Los resultados son una lectura interesante. El modelo muestra que, al principio, hay poco contacto entre civilizaciones y por lo tanto muy poca o ninguna oportunidad para que un acuerdo emerja.

Conforme pasa el tiempo, grupos de civilizaciones entran en contacto proporcionando una oportunidad de llegar a un acuerdo sobre cómo tratar las civilizaciones emergentes como la nuestra. Pero incluso entonces, el número de diferentes grupos es probable que sea más de uno. Esto es porque una pequeña fracción de civilizaciones estará siempre en el borde de la zona galáctica habitable y así estarán conectadas con menos facilidad a los demás. "El número de grupos culturalmente conectados en general será mayor que 1," dice Forgan.

Los tiempos de vida de las civilizaciones son importantes, también. El modelo sugiere que si las civilizaciones duran menos de un millón de años, entonces  es probable que no sea mucho más de un grupo galáctico. Si todas las civilizaciones duran mucho más que un millón de años, entonces un solo club galáctico puede llegar a ser establecido, pero sólo si todas las civilizaciones aparecen casi al mismo tiempo.

Por supuesto, el modelo de Forgan tiene una serie de limitaciones. Por ejemplo, no tiene en cuenta la forma en que las estrellas se mueven una en relación a la otra. Este movimiento causaría que las civilizaciones se difundan una en la otra en el tiempo y entonces  tal vez es más probable en conectar de lo que el modelo predice.

Tampoco el modelo toma en cuenta los factores que determinan cómo interactúan las civilizaciones. Forgan sugiere que las civilizaciones deben diferir enormemente. "Si los pequeños grupos [=cliques] de civilización entran en contacto, es probable que se mantengan perspectivas significativamente diferentes sobre el universo, y los derechos y responsabilidades de los seres sensibles y las instituciones que construyen," dice.

En otras palabras, la galaxia debe ser culturalmente diversa. Así que si la hipótesis del zoológico es correcta, sólo puede haber surgido bajo un pequeño subconjunto de circunstancias.

Forgan propone algunas ideas sobre cuáles podrían ser. "Si la hipótesis del Zoológico es correcta, debemos concluir que lo más probable es impuesta—tal vez contra los deseos o intereses de la comunidad galáctica—a través de interacciones entre un número de pequeños grupos, ya sea a través de medios políticos o militares," concluye.

La idea de civilizaciones extraterrestres mucho más antiguas y más avanzadas que la nuestra acuerden por medios políticos suena razonable. La imposición de ideas por medios militares es más preocupante.

Ref: arxiv.org/abs/1608.08770: The Galactic Club, or Galactic Cliques? Exploring the Limits of Interstellar Hegemony and the Zoo Hypothesis

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor.

Fuente Emerging Technology from the arXiv, Galactic Model Simulates How ET Civilizations Could Be Deliberately Avoiding Earth, technologyreview.com, September 6, 2016 - Trad. cast. de Andrés Salvador

https://www.technologyreview.com/s/602302/galactic-model-simulates-how-et-civilizations-could-be-deliberately-avoiding-earth/?set=602297

martes, 30 de agosto de 2016

ES LA SEÑAL DESDE HD164595 EVIDENCIA DE EXTRATERRESTRES O SÓLO OTRA FALSA ALARMA?

Texto original: John W. Traphagan, Is Signal From HD164595 Evidence Of Aliens Or Just Another False Alarm?, huffingtonpost.com, 08/30/2016 - Trad. cast. de Andrés Salvador
 

Es la señal desde HD164595 evidencia de extraterrestres o sólo otra falsa alarma?

Profesor de Religious Studies and Human Dimensions of Organizations, University of Texas, Austin

Los medios sociales y las agencias de noticias los últimos días han sido un hervidero con el prospecto de una fuerte señal aparentemente procedente de la estrella poco romanticamente conocida por HD 164595, que está a cerca de 94 años luz de la Tierra. Leyendo los reportes de noticias, uno podría pensar que la señal fue interceptada la semana pasada, pero en realidad fue recogida hace más de un año, en Mayo de 2015.

De hecho, el rumor es una reminiscencia de la extensa cobertura de noticias que rodeaba a KIC 8462852, ahora conocida como la Estrella de Tabby [=Tabby Star], el año pasado cuando fue sugerido por el astrónomo de Penn State Jason Wright que el extraño comportamiento de atenuación de la estrella podría ser el resultado de una civilización extraterrestre construyendo una mega-estructura que bloquea la luz de la estrella. También hemos visto recientemente la fascinación con el descubrimiento de un planeta rocoso que orbita dentro de la zona habitable alrededor de Próxima Centauri, que está bastante cerca (para los estándares galácticos) de la Tierra a un poco más de 4 años luz de distancia. Es nuestro vecino de al lado.

Los científicos han tenido cuidado en la expresión de optimismo sobre estos descubrimientos inusuales, señalando que ninguno de los candidatos para civilizaciones extraterrestres sean algo más que interesante en este punto. No hay evidencia en este momento que algo artificial está pasando ya sea alrededor de KIC 8462852 o HD 164595 y ni siquiera es seguro que la señal bajo discusión ahora venga de HD 164595.

Tanto METI International, usando el Boquete Optical SETI Observatory en Panamá, y el SETI Institute, utilizando el Allen Telescope Array en California, tienen planes para apuntar sus equipos de observación sobre HD 164595 para ver si algo interesante pueda emerger que soporte, o discontinue, las idea de que la señal era artificial. Tal vez algo intrigante se mostrará.

Sin embargo, el astrónomo de SETI Seth Shostak hace varios puntos buenos sobre los problemas con que HD 164595 sea una señal de una civilización. Por ejemplo, se habría requerido una gran cantidad de energía para generar la señal que recibimos — ya sea el equivalente de todo el uso de energía de la humanidad en la Tierra si fuera dirigida directamente a nosotros o el equivalente de toda la energía de salida del Sol si la emisión fue omnidireccional.

Ninguna de estas condiciones es imposible, pero deberían levantar las cejas. Por extraño que parezca, es el argumento para el nivel más bajo de consumo de energía que se debe plantear preguntas importantes. Si la señal fuera un rayo [=beacon] dirigido a la Tierra, nos vemos obligados a preguntar, por qué? A 94 años luz de distancia, como nota Shostak, nuestra televisión y otras señales aún no han tenido tiempo de llegar a HD 164595. Cómo saben que estamos aquí? Por supuesto, hace 94 años pueden haber tenido la tecnología que les permita detectar nuestra presencia, incluso si no estábamos enviando mucho en la forma de señales en ese tiempo. Pero es difícil imaginar cómo iban a recoger a la presencia de la civilización de la Tierra tal como existía en 1920. Y si fueran de algún modo capaz de hacer esto, por qué habría que enviar un mensaje a una civilización que no se veía como si pudiera responder?

Tal vez son tanto precientes y muy pacientes. Sabían que un siglo más tarde, los humanos tendrian la capacidad de enviar señales a la velocidad de la luz, por lo que anticiparon eso. Y son lo suficientemente pacientes para esperar dos siglos por respuesta.

Esta explicación es posible, pero si esa civilización extraterrestre eran nada como nosotros, parece bastante improbable. Lo mejor es esperar que otras explicaciones funcionarán mejor para esta señal hasta que tengamos más evidencias. Por supuesto, si la señal no aparece de nuevo, puede ser poco más que otra fascinante punto de datos como la Señal WOW!, que se presentó una vez dejado poco más que un tentador misterio.

El público y los medios de comunicación  deben tener en cuenta que la ciencia es un sistema de escepticismo organizado. Y es así por una buena razón; escepticismo nos impide sacar conclusiones injustificadas de lo que observamos. Cuando se trata de SETI, debemos evitar emocionarnos demasiado acerca de las posibles señales de origen artificial y extraterrestre, porque por lo general hay una explicación mejor que los pequeños hombres verdes de Alfa Centauri, ya sea o no  un hermoso lugar que hay que ver.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor.

Fuente John W. Traphagan, Is Signal From HD164595 Evidence Of Aliens Or Just Another False Alarm?, huffingtonpost.com, 08/30/2016 - Trad. cast. de Andrés Salvador

viernes, 26 de agosto de 2016

EXTRATERRESTRES EN LINEA 1

Texto original: Seth Shostak, Aliens on Line 1, airspacemag.com, August 2016  - Trad. cast. de Andrés Salvador 
Extraterrestres en línea 1
Por una noche, parecía que finalmente teníamos una señal extraterrestre.

Un día sucedió. Una señal fue envíada a través del espacio y  recogida por un telescopio escondido en las montañas de Virginia Occidental. Los colegas del autor analizaron los datos. Era una señal de vida inteligente en otro planeta? (Antena: Zack Frank; Fondo: NASA)


Pensamos que habíamos encontrado E.T.

Era temprano en una noche de verano en 1997. Yo acababa de terminar la cena, y aunque no recuerdo la comida, sí que recuerdo la emoción post-prandial. Tom Pierson, director ejecutivo del SETI Institute, me llamó a casa y me sugirió que saliera pitando [=hightail] a la oficina.

"Tenemos una señal," dijo en su inexpresiva marca registrada, "y se ve bien."

Después de un corto viaje a nuestra sede en Mountain View, California, caminé en el laberinto donde los científicos e ingenieros del instituto trabajan. Los encontré yendo a un pasillo adyacente, donde una larga mesa con una fila de monitores fue empujada contra una pared. Una media docena de personas somnolientas estaban sentadas frente a la mesa, sus ojos fijos en los monitores, que mostraban una cuadrícula repleta de datos. Los números contaban una historia simple: una señal de banda estrecha—millones de veces más compacta espectralmente que una emisión de TV—venía de los cielos.

Más de 2,000 millas de distancia, en las estribaciones de las Allegheny Mountains de Virginia Occidental, la directora de nuestro equipo SETI, Jill Tarter, estaba en los controles de la antena de 140 pies del National Radio Astronomy Observatory. Habíamos estado utilizando ese instrumento por sólo unas pocas semanas cuando espetó este resultado prometedor. Los datos entrantes se estaban transmitiendo a los ordenadores del instituto en California, donde el equipo los estaba mirando.

Había un aire de emoción temperada, y no sólo porque habíamos encontrado una señal. Después de todo, cuando vinculas una antena grande con un receptor sintonizando en 10 millones de canales de frecuencia, recogerás señales varias veces por minuto. Estas son causadas por la densa niebla de interferencias de radio generado por los humanos que cubre nuestro mundo. A pesar de los chistes obvios, es fácil de encontrar vida inteligente en la Tierra. Pero en este caso, la señal había pasado una simple prueba: Cuando la antena se mueve lejos de la posición cielo donde había estado apuntando, la señal desapareció. Cuando se dio la vuelta, la señal retornó. El cabeceo de la antena se había prolongado durante horas.

Este es el primero y más importante requerimiento para cualquier reclamación de éxito. Estábamos recogiendo una  emisión de banda estrecha—un tipo que sólo los transmisores hacen—procedente de una posición que parecía fija relativa a las estrellas. En años de intentos, no habíamos encontrado ninguna otra señal de que hubiera sido tan prometedora. Podría ser esta autentica [=real deal]?

No había mucho para mí para ayudar a responder a esta pregunta, que no sea mirar a los monitores y charlar con la gente tensa. Estaba nervioso. Si esto realmente era una prueba de que la galaxia tenía otras sociedades tecnológicamente avanzadas, entonces una noticia más impactante que el asesinato de John Kennedy estaba a punto de romper. Eso perturbaría gravemente la vida cotidianos de todos nosotros en esa habitación, pero lo más importante cambiaría el futuro de nuestra especie. Era mucho para procesar, y yo paseaba por la oficina, tomando fotos ocasionalmente para distraerme.

Cuando el reloj bordeaba hacia la mañana, nuestro sistema de estrella objetivo se dejó caer al horizonte occidental. Pronto, se establecería igual que el sol y la luna lo hacen, volviendose invisible a nuestra antena durante 12 horas. Pesamos la posibilidad de llamar a alguien en un radiotelescopio en Europa o Australia para ver si podían continuar con las observaciones, pero no estábamos lo suficientemente seguros de que nuestra detección era realmente la de un radioemisor extraterreste. Uno de nuestros científicos, John Dreher, conocido por ser más brillante que el oso promedio, estaba comprobando la frecuencia de la señal para ver si coincidia con la de cualquier satélite conocido de la Tierra.

Varios miembros del equipo utilizan el forzado intermedio para examinar un documento conocido como "los protocolos" que habían sido redactados en los 1980s por científicos de SETI en caso que una señal extraterrestre fuera detectada. Debería haber sido el recurso perfecto en la situación actual.

Los protocolos fueron expresados de forma elegante y simple en principio. Nos aconseja comprobar cuidadosamente cualquier señal prometedora. Si confirmabamos que era realmente extraterrestre, debíamos compartir la noticia con el mundo y abstenernos de transmitir cualquier respuesta sin algún tipo de aprobación internacional.

Todavía estábamos en el paso uno.

Fui a mi escritorio a la espera de la reaparición del objetivo, y somnoliento reflexioné sobre el hecho de que, contrariamente a lo que algunos esperaban, ningún hombre de negro se había presentado en la puerta principal del SETI Institute. No hubo ninguna llamada desde el Pentágono o la Casa Blanca. De hecho, nadie llamó en absoluto.

Eso cambió a media mañana, cuando un reportero de la ciencia en el New York Times llamó por teléfono. Había sido avisado de lo que estaba ocurriendo. No hay sorpresa: La comunidad SETI no está enamorado del secreto. Casualmente me pidió que le dijera sobre "la señal." Le respondí que estábamos, de hecho, chequeando un candidato prometedor y sugerí que volviera a llamarme en tres horas.

Para entonces, Dreher había rastreado la fuente de la emoción: Era una señal de telemetría de SOHO, un satélite de investigación solar operado por la NASA y la European Space Agency. La falsa alarma fue el producto de una corta cadena de eventos improbables. Habíamos sido víctima de una casual alineación geométrica de nuestro radio telescopio con SOHO; una segunda antena en Georgia normalmente utilizada para verificar señales había estado fuera de acción por unos pocos días.

Ningún extraterrestres estaban hablando con nosotros aun. En retrospectiva, me alegro de que por fin tuvimos un simulacro de la vez—posiblemente no muy lejos—cuando tengamos una señal real.

Y habíamos aprendido algo. Los protocolos de SETI, aunque bien intencionado, no son particularmente útiles en la vida real. Sí, por supuesto, cualquier señal prometedora debe ser revisada a fondo, pero no es necesario un protocolo para entender eso. Y la estipulación de decirlo al mundo es tan inútil como gel para el cabello para Mr. Clean. El incidente demostró que cualquier señal prometedora se convertirá en el conocimiento público de manera inmediata, incluso aunque van a ser días o semanas antes de que sea confirmada de forma rigurosa. Si bien este hecho debe tranquilizar a los que piensan que cualquier detección de inteligencia extraterrestre se mantendría en secreto para evitar el pánico entre la población, el corolario es que, en el futuro, usted debe esperar a escuchar acerca de algunas señales que se ven bien, pero, después de unos pocos días de comprobación, no resultan. Tan pronto como una señal interesante de cosquillas a un radio telescopio, los científicos comenzarán a twittear y blogearlo. Puedes apostarlo.

El último punto de protocolo, sobre el envío de una respuesta, es un tema sensible en algunos sectores de la comunidad científica. Pero siendo realistas, si los extraterrestres estan a cientos o miles de años luz de distancia, no hay prisa para ponerse de acuerdo sobre un mensaje y transmitirlo.

Mirando hacia atrás, nuestra experiencia en el verano de 1997 fue un momento emocionante pero en última instancia decepcionante. No habíamos encontrado E.T. Pero desde entonces, la instrumentación usada para experimentos SETI se ha vuelto sustancialmente más rápida en el procesamiento de todas las observaciones que hace—una tendencia que me mantiene optimista sobre el éxito futuro.

Hasta que realmente has encontrado algo nuevo, estás con las manos vacías. Entonces, durante la noche, se hace un descubrimiento, y cambia el mundo.

Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor.

Fuente Seth Shostak, Aliens on Line 1, airspacemag.com, August 2016  - Trad. cast. de Andrés Salvador 

miércoles, 17 de agosto de 2016

ARRIVAL - TRAILER COMPLETO Y POSTERS TERRESTRES!

Texto original: Robert Trate, ARRIVAL – Full Trailer and Posters Land!, scifimoviepage.com, Aug 16, 2016 - Trad. cast. de Andrés Salvador 
ARRIVAL – Trailer completo y posters terrestres!



Una mirada levemente diferente sobre el tema invasión / aterrizaje extraterrestre, pero una bienvenida. Eche un vistazo al trailer de la próxima película de Amy Adams titulada the Arrival [=la llegada]. Paramount Studios también dio a conocer 10 nuevos posters para el film. Me pregunto si tienen un significado?

Sinopsis: Cuando misteriosas naves espaciales aterrizan  a través del mundo, un equipo de élite – liderado por la lingüista experto Louise Banks (Amy Adams) – es reunido para investigar. Mientras la humanidad se tambalea al borde de la guerra mundial, lBanks y el equipo corre contra el tiempo por respuestas – y para encontrarlos, ella tomará una chance que podría poner en peligro su vida, y muy posiblemente a la humanidad.

Arrival cuenta con Amy Adams, Jeremy Renner, Forest Whitaker, y es dirigida por Denis Villeneuve (Sicario y Enemy).

ARRIVAL estará en los cines en Noviembre 11, 2016.



Jeremy Renner como Ian Donnelly en ARRIVAL por Paramount Pictures






Nota Traducción castellana de Andrés Salvador (Sujeta a revisión). Las notas entre corchetes son del traductor.

Fuente Robert Trate, ARRIVAL – Full Trailer and Posters Land!, scifimoviepage.com, Aug 16, 2016 - Trad. cast. de Andrés Salvador